Hay un problema inherente con respecto a la adición de música de fondo o cualquier otro sonido. 


Las frecuencias de arrastre principales son presentadas en un ambiente dominado de manera profesional que no permite errores. 


Cada vez que escuches un "clic" o un "pop" en una grabación, éste estará interfiriendo con el proceso de arrastre.

Necesitas al menos 6 minutos completos en cualquier frecuencia deseada para permitir que el cerebro se arrastre hacia ella (esto es llamado la Respuesta de Frecuencia Siguiente). 


Cualquier sonido no deseado que ocurra durante la presentación del tono principal realmente interfiere con el proceso de arrastre. 


Lo mismo se aplica a todos los "ruidos" de fondo o "paisajes sonoros" o "música" que otros puedan poner en sus grabaciones. 


Es como escuchar a una persona hablar. Cuando hay sólo una persona hablando no tienes problemas para entenderla, o por lo menos para escucharla.

A medida que agregas gente hablando a la ecuación, se hace más y más difícil entender lo que la persona original está diciendo. 


Lo mismo sucede con el arrastre de ondas cerebrales. Muchas frecuencias equivalen a más señales interfiriendo con el proceso de arrastre de ondas cerebrales.

Nuestro sonido de fondo es un pariente del "sonido rosa". Es en realidad una combinación de frecuencias específicas que al ser combinadas producen un fondo (constante) que cancela de manera eficaz gran parte del ruido molesto que puede estar presente cuando "ejecutamos una sesión".  


También está diseñado para ayudar a facilitar el proceso de arrastre, no para funcionar en su contra.