El cortisol es una hormona importante del cuerpo, secretada por las glándulas suprarrenales y que participa de las siguientes funciones y más:

• Metabolismo adecuado de la glucosa 

 

• Regulación de la presión sanguínea 


• Liberación de insulina para el mantenimiento de azúcar en sangre 


• Función inmunológica 


• Respuesta inflamatoria

Generalmente, se presenta en el cuerpo en niveles más altos durante la mañana y en los niveles más bajos durante la noche. 


A pesar de que el estrés no es la única razón por la cual el cortisol es liberado en el torrente sanguíneo, se lo ha denominado "la hormona del estrés" porque también es secretado en niveles altos durante la respuesta del cuerpo de "pelear o huir" ante el estrés y es responsable de varios cambios en el cuerpo relacionados al estrés.

Pequeños aumentos del cortisol tienen algunos efectos positivos:

• Un rápido incremento de energía por razones de supervivencia 


• Aumento de las funciones de la memoria 


• Un incremento en la inmunidad 


• Menor sensibilidad al dolor 


• Ayuda a mantener la homeostasis en el cuerpo

Si bien el cortisol es una parte importante y útil de la respuesta del cuerpo al estrés, es importante que la respuesta de relajación del cuerpo sea activada para que las funciones del cuerpo vuelvan a la normalidad. 


Por desgracia, en nuestra cultura con altos niveles de estrés, la respuesta corporal del estrés es activada con tanta frecuencia que, a menudo, el funcionamiento no tiene la oportunidad de volver a la normalidad, lo que produce estrés crónico.

Se ha demostrado que niveles más altos y prolongados de cortisol en el torrente sanguíneo (como aquellos asociados al estrés crónico) causan efectos negativos, tales como:

• Problemas de rendimiento cognitivo 


• Función tiroidea suprimida 


• Desequilibrios de azúcar en sangre, como la hiperglucemia 


• Disminución de la densidad ósea 


• Disminución del tejido muscular 


• Presión sanguínea más alta


Disminución de la inmunidad y de las respuestas inflamatorias en el cuerpo, así también como otras consecuencias para la salud. 


Aumento de la grasa abdominal, que se asocia con una mayor cantidad de problemas de salud que la grasa depositada en otras áreas del cuerpo. 


Algunos de los problemas de salud asociados con el exceso de grasa abdominal son los ataques de corazón, los derrames cerebrales, los niveles más altos de colesterol "malo" (LDL) y los niveles más bajos de colesterol "bueno" (HDL), ¡lo que puede provocar otros problemas de salud!

Para mantener los niveles de cortisol saludables y bajo control, la respuesta de relajación del cuerpo debe ser activada luego de que ocurra la respuesta de "pelear o huir". 


También puedes aprender a relajar el cuerpo con varias técnicas de manejo del estrés y puedes hacer cambios en tu estilo de vida para evitar que tu cuerpo reaccione al estrés en primer lugar.