Los Puntos de Referencia son básicamente experiencias personales intuitivas que hemos vivido en determinado momento, las cuales vamos a recordar cuando necesitemos traer esa sensación al presente y de ahí partir para seguir generando más experiencias intuitivas.


Para mejor entendimiento pasemos a los ejemplos:


Te llaman por teléfono y antes de atender sabes, con seguridad, quien está llamando. 


Eso nos puede servir como punto de referencia.


Luego, en otra ocasión que necesites tu intuición (entrando a nivel o no), recuerdas cómo se sintió esa ocasión cuando pudiste descifrar sin problema quién estaba tras el teléfono, y partes de ahí para entrar al nivel o programar.


Así vas construyendo puntos de referencia; y a medida que practiques y tengas experiencias mejores, reemplazas un punto de referencia por otro mejor.