Primero que nada debemos saber la diferencia entre uno y otro.


En este caso la Razón, o Razonamiento es la capacidad mental de resolver situaciones de diferente índole con limitación a lo que la mente conoce o ha experimentado, desde el punto de vista mental, no intuitivo.


La intuición, por su parte es la capacidad deductiva de resolver situaciones en base a tu Yo Superior o mente superior, como se le suele llamar. Ya que no toma las decisiones en base a la lógica mental, si no más allá de lo que nuestra mente puede comprender.


¿Cómo aprender a No confundir una con la otra? 


La intuición es el primer chispazo que se nos viene a la cabeza cuando queremos tomar una decisión, es tener certeza más que conocimiento sobre algo más allá de la lógica mental.


Aprender a reconocer ese chispazo es una cosa de práctica, porque ocurre sólo por unas milésimas de segundos antes de que la máquina mental empiece a funcionar y comience todo el proceso lógico al que estamos acostumbrados.


Por eso para acceder a ella debemos aprender a callar la mente, o al menos controlarla, del mismo modo que es necesario tener consciencia de nuestras emociones y de nuestro cuerpo en el momento en que queramos usarla.